miércoles, 29 de diciembre de 2010

Año Nuevo (1961)

Un año más que nos visita, trayendo entusiasmado, tras de sus espaladas, su romántica alforja, pletórica de nuevos proyectos y halagadoras aspiraciones para ser distribuidas entre los mortales de fé y de completa resolución.
Nace el año de MIL NOVECIENTOS SESENTA Y UNO desnudo aún de maldad y de engaños, cual alegre y vivaracho niño de ojos relucientes como el sol y de labios risueños que traen aún aprisionado, como un don de los dioses, el rico panal del regocijo y de la aventura.
Ese rico panal que cambian los hombres con sus ambiciones y maldades, trocando en acerva desesperanza y duelo aquello que debería ser completa venturanza.
¡Salud ¡, año elocuente, que cual vástago de las edades, vas a desparramar tu renovadora savia a las almas de los tímidos por el dolor, mortales de este cosmos.
¡Oh poetas!, templad la lira de cuerdas de seda para desgranar gratísimas armonías como un homenaje al nuevo año y rodearlo así de un ambiente de optimismo, para que nos cumpla nuestros deseos. Pedidle la inspiración, para que vuestros versos lleguen a cantar con fidelidad las diferentes impresiones de los humanos. Pedidle como dulce promesa, que vuestros anhelos, vuestras esperanzas y vuestras ilusiones, que el ancianito que está muriendo no nos las llegó a realizar, se cristalicen hoy con el fulgor del triunfo y la vivacidad del entusiasmo.
¡Hosanna al año de mil novecientos sesenta y uno! Salud, carísimos mortales, que cual atletas os proponéis vencer todas las dificultades que estorben el paso por vuestra senda luminosa.
¡SALUD!

Tomado del libro Lira Patriotica del Profesor y Poeta Tepexano Leonides Flores Morales

No hay comentarios.:

Publicar un comentario